El viernes se reunieron la intendenta de los Surgentes, Paula Córdoba, y Agustín Gonzales, intendente de Cruz Alta. Parecen haber quedado lejos aquellos tiempos donde compartían palcos y no quedaba acto alguno en los que se presentara Juan (Schiaretti) y dijeran presente. Córdoba lo sigue haciendo, porque sigue siendo parte, pero González fue uno de los primeros en, sin ponerse colorado, cambiar de camiseta y ponerse la del Frente de Todos e incluso besarse el escudo. El objetivo de la reunión fue llegar a acuerdos para hacer una “campaña limpia, sin agresiones”… ¿Cumplirán?. 

Nota de Fernanado N. Molina, Director de SEMANARIO DIGITAL.

#Elecciones #MedioTérmino #División #PJCordobés #Política #Opinión #Semanariomj #Semanario60Años

 

   Por Fernando N. Molina, Director de SEMANARIO DIGITAL

El PJ cordobés pone en juego mucho más que bancas en las elecciones de medio término, lo que realmente se disputarán será volumen de poder.

Es así que un grupo muy importante de primeros mandatarios municipales que formaban parte de Hacemos por Córdoba cruzaron el charco hacia las filas del Frente de Todos que tiene como principal referente, y candidato, a quien aún hoy es Secretario de Obras Públicas de la Nación, Martín Gill.

No es un detalle menor que Gill siga ostentando el cargo en Nación, ya que esto le ha permitido moverse rápidamente puertas adentro de la provincia y llevar una buena valija de dinero anunciando obras.

Es sabido que la decisión del espacio de Schiaretti fue intentar preservar la autonomía del partido y no aliarse al Kirchnerismo en estas elecciones de medio término, pero en el camino ha ido perdiendo algunos soldados que, con la mirada más puesta en el 2023, decidieron apoyar a Gill.

Es una realidad que en los próximos comicios de 2023, ya sin De la Sota y sin la posibilidad de reelección de Schiaretti, necesariamente emergerán nuevos liderazgos y nuevos dirigentes. Esa pulseada es la que se lleva todas las miradas en esta campaña.

La visita de Schiaretti la semana pasada a la ciudad puso de manifiesto lo que horas antes habían explicitado algunos intendentes. Solo se pudo ver junto al primer mandatario provincial a la intendenta de Los Surgentes, Paula Córdoba, y a la intendenta de Inriville, Julieta Aquino, cuando generalmente era un ramillete de primeros mandatarios municipales en cada visita del gobernador o de sus ministros. Recuerdo que hace unos meses, en la requetecontra inauguración del Parque Industrial, con la visita del ministro Accastello, los medios de prensa no pudimos ingresar al lugar porque, en virtud de la pandemia, estaba reducido en un porcentaje el aforo y todos los cupos se los llevaron los intendentes de la zona… no vaya a ser cosa que no salgan en la foto… ¿qué cosas no?

Uno de los primeros intendentes de la región que cruzó el charco hacia las filas del Frente de Todos fue Agustín González, intendente de Cruz Alta, quien llegó a la intendencia con el apoyo de Daniel Passerini. Parece que fue ayer cuando el joven intendente aparecía en las listas junto a Massei y a Schiaretti, pero hoy no sólo se puso, sin ponerse colorado, la camiseta del Frente de Todos, sino que hasta se besa el escudo, incluso mañana el mismo presidente Fernández inaugurará una obra en Cruz Alta mediante videoconferencia.

En ese marco, el viernes se juntaron Paula Córdoba con González. Dicen que el objetivo de la reunión fue definir algunos parámetros para hacer una campaña limpia, sin agresiones. Algo así como ajustar pero sin romper. Parece utópico pensar que esta campaña no dejará heridos, máxime cuando pasen los días.

La pregunta es… ¿cumplirán con lo pactado? ¿Qué pasará cuando se defina qué estrato del PJ logra mayor volumen político territorial? Y yendo aun más lejos… ¿qué será de los intendentes que cruzaron el charco si su estrato no se impone? Esto último en el marco de una elección en un territorio que ha demostrado comicio tras comicio ser anti k.

Fernando Molina, Director de SEMANARIO DIGITAL