“Estamos frente a un gran dilema, puesto que hemos recibido obras de la Nación pero también de la Provincia”, admiten los primeros mandatarios municipales.     

  “No caben dudas de que estarán con nosotros porque se juegan su reelección”, dicen en El Panal.

  En virtud de los malos resultados que, históricamente, ha sacado el kirchnerismo en Córdoba parece una mala estrategia traccionar votos para Cristina. ¿Tendrán los intendentes la cintura necesaria?

#Legislativas #PJDividido #Elecciones #Provinciales #Política #Semanariomj #Semanario60Años

El cierre de las alianzas electorales confirmó la división del peronismo cordobés de cara a las elecciones legislativas.

En efecto, con miras a las Paso y a las legislativas generales, el PJ  irá con dos listas: la de Hacemos por Córdoba del gobernador Juan Schiaretti y la del Frente de Todos de Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

Esta situación política ha puesto a los intendentes peronistas de la provincia frente a un gran dilema:¿por quién jugarán en estas elecciones?

Es que los jefes comunales del PJ reciben obras y fondos tanto de la Casa Rosada como de El Panal.

En esta compulsa electoral, en torno de la cual las encuestas hablan de un triunfo de Juntos por el Cambio, el objetivo de Schiaretti es intentar salir segundo y relegar al tercer puesto al kirchnerismo.

Y  tanto el PJ de Córdoba como el Frente de Todos necesitarán del apoyo de los intendentes para traccionar votos.

De ahí la pregunta acerca de qué harán los mandatarios municipales del peronismo cordobés.

“Estamos frente a un gran dilema puesto que, por un lado, hemos recibido obras de la Nación pero, por el otro, también de la Provincia”, admiten los caciques comunales.

En el kirchnerismo, impulsan como primer candidato a diputado nacional al secretario de Obras Públicas de la Nación, Martín Gill, quien ha bajado fondos para hacer muchas obras en los municipios cordobeses y es un nexo directo con los intendentes.

Por eso, Schiaretti busca contrapesar esa figura con otro villamariense:el ministro de Industria de la Provincia, Eduardo Accastello.

Pero además, en una estrategia de armado regional, el gobernador ubicará a distintos jefes comunales en lugares clave de la lista, tal el caso del intendente de San Francisco, Ignacio García Aresca, quien iría segundo después de la legisladora Natalia de la Sota.

En el schiarettismo confían en que los mandatarios municipales terminarán jugando para Hacemos por Córdoba: “No caben dudas de que estarán con nosotros. No hay que olvidar que Córdoba es un distrito antikirchnerista y que ellos buscarán su reelección en el 2023. En ese sentido, ¿traccionarán votos para Cristina?”.

Por esta situación electoral, los intendentes deberán hacer equilibrio entre Schiaretti y AF.

El sábado 24 vence el plazo para la presentación de las listas.