El ministro de Educación recalcó que la realidad educativa es distinta a la de otros distritos del país y que cada decisión se evalúa en conjunto a otros ministerios, incluido, el de Salud.

 Grahovac evitó polemizar con el Presidente Fernández y con Trotta que criticaron a Córdoba y a otras provincias por el regreso a las aulas.

  Cabe recordar que la Corte Suprema de Justicia afirmó que cada provincia tiene potestad de definir respecto a las clases.

#RegresoALasAulas #Presencialidad #Virtualidad #GobiernoDeCórdoba #Provinciales #DeInterés #Semanariomj #Semanario60Años

   El ministro de Educación de Córdoba, Walter Grahovac, defendió la decisión de volver a las aulas en Córdoba al considerar que la realidad educativa es distinta a la de otros distritos del paós y que cada decisión se evalúa en conjunto a otros ministerios, incluido, el de Salud.

En diálogo con Mensaje Directo, Grahovac no quiso polemizar frente a las críticas vertidas por el presidente de la Nación, Alberto Fernández, y el titular de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, pero justificó porqué Córdoba resolvió volver a las clases presenciales esta semana.

“El sistema educativo se organizó con el sistema de burbujas y alternancia”, dijo el ministro provincial, para recalcar que en el nivel primario, la movilización por educación es mucho más acotada que en el nivel medio.

La Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza y Río Negro retomaron hoy las clases presenciales, al diferenciarse del DNU del Gobierno Nacional que establece la virtualidad para las zonas de alto riesgo epidemiológico.

En la Ciudad de Buenos Aires, los jardines maternales y la educación inicial, primaria y especial volvieron a las clases presenciales este lunes, mientras que los estudiantes de primer y segundo año del secundario retomaron la bimodalidad: mitad presencial y mitad virtual.

El resto de los estudiantes de la secundaria -3ro, 4to, 5to y 6to año- cursan de forma virtual, al igual que las escuelas para adultos, las terciarias y los Centros de Formación Profesional, de acuerdo a lo establecido por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

A partir de este lunes y hasta el 11 de junio, el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, estableció que el nivel inicial, primario y educación especial tendrá clases presenciales bajo sistema de burbujas.

Ese esquema establece que la burbuja alterna una semana presencial y otra virtual.

En tanto, el nivel secundario retomó la presencialidad con sistema de burbujas, con excepción de aquellas localidades o conglomerados urbanos con más de 30.000 habitantes.

Las guarderías y salas maternales cordobesas funcionan normalmente, y la actividad periescolar será sólo de manera virtual.

En tanto, Mendoza, gobernada por el radical Rodolfo Suárez, también retomó a partir de este lunes las clases presenciales, tras finalizar el período de nueve días de confinamiento estricto.

En Río Negro, donde gobierno Arabela Carreras, regresaron las clases de forma presencial en los niveles inicial, primario y educación especial, en 27 ciudades y localidades, entre ellas Bariloche, aunque seguirá suspendida la presencialidad en los niveles secundario y superior.

El Ministerio de Educación y Derechos Humanos local evaluó que pueden volver a las aulas porque esas ciudades registran una tendencia decreciente en la curva de contagios de Covid-19.

En el resto de la provincia sigue suspendido el dictado de clases presenciales y de las actividades educativas no escolares presenciales en todos los niveles y modalidades.

Las cuatro provincias desafían el DNU del Gobierno Nacional que está vigente y que establece clases virtuales, aunque se amparan en el fallo de la Corte Suprema de Justicia en el marco de la disputa que abrió la Ciudad.

En esa resolución, el Máximo Tribunal afirmó que cada provincia tiene potestad para definir sobre las clases.

El presidente Alberto Fernández lanzó una dura advertencia por retomar las clases presenciales y afirmó que esos distritos “están jugando con fuego” y van a “quemar a la gente”.

Al cuestionar la decisión de regresar a las aulas pese a estar en alerta epidemiológica, Fernández enfatizó: “Es jugar con fuego. Lamento que ese fuego va a quemar a los argentinos y las argentinas de esos lugares. En Alemania, cuando hay 150 personas cada 100 mil habitantes contagiados se suspenden las clases presenciales. En todos estos lugares de los que hablamos, la tasa es de 600 o 700 casos cada 100 mil habitantes: cuatro veces la tasa que marca Alemania para suspender las clases. Por eso nosotros recomendamos suspender las clases”.

“Marco todo esto para que la gente entienda que no es un hecho caprichoso nuestro. Nosotros no le queremos arruinar la vida a los cordobeses, a los porteños o a los mendocinos.

Nosotros queremos cuidar a la gente”, recalcó el Presidente, en declaraciones al programa “Caballero de día”, que se emite por AM 990.