La caída del consumo es la cara visible de lo que ocurre con los ingresos de buena parte de la población, en particular de los trabajadores no registrados. Para revertir el cuadro es necesario que se produzca una reactivación económica y que descienda la inflación. Lamentablemente no son buenas las perspectivas.

#Salarios #Inflación #Economía #DeInterés #Nacionales #Semanariomj #Semanario60Años

 

Cansados y por la escalera, así avanzan los salarios en la Argentina frente al paso veloz de la inflación, que en los últimos 7 meses mostró una consolidación en torno al 4% mensual y que se proyecta al 50% en el año.

Esa relación, sostenida en el tiempo, llevó a que los ingresos de los trabajadores perdieran entre 15,6% y 25,9% de poder de compra en los últimos tres años, según el último informe del Iaraf (Instituto Argentino de Análisis Fiscal), difundido ayer.

Los que menos deterioro sufrieron, en general, fueron los del sector privado registrado, mientras que los del público sufrieron la peor caída en términos de poder adquisitivo. En el medio, los privados no registrados mostraron una merma del 20,7%.

“En marzo de 2021 el IPC nacional tuvo un crecimiento interanual del 43%, mientras que los salarios del sector privado registrado y del sector público (nacional y subnacional) crecieron 32% interanual. Por su parte, los salarios del sector privado no registrado (informales) crecieron 37% interanual. En el último trienio la inflación promedio anual fue del 48%, alcanzando su máxima variación interanual en mayo de 2019 (57%)”, recuerda el informe.

Lo cierto es que, para los tres sectores de trabajadores, la mayor caída real se dio entre marzo de 2018 y marzo de 2019. El segundo año de mayor caída real depende del sector. Para el sector privado no registrado fue el período que va de marzo de 2019 a marzo de 2020 y para los otros dos, el que va de marzo 2020 a marzo 2021, especificó el estudio.

Agregó que un trabajador percibe hoy un salario que ha perdido entre un cuarto y un quinto de su valor real comparado con tres años atrás. E insiste en que el que más deterioro sufrió fue el privado informal: casi 7 salarios en los últimos tres años. En ese caso, ejemplifica el trabajo del Iaraf, un trabajador informal que tiene ahora (marzo 2021) un ingreso mensual de $ 30.000 debería recibir una compensación por única vez de $ 204.000 para recuperar el consumo perdido en los últimos tres años. Otro cálculo es la suba del salario para recuperar la capacidad de consumo de marzo de 2018: debería pasar a $ 40.486, siempre bajo el mismo ejemplo.

A modo de conclusión

Por otra parte, el Iaraf recuerda que la exención del impuesto a las Ganancias para trabajadores con sueldo bruto de hasta alrededor de $ 150.000 va a significar un aumento nominal del sueldo neto a partir del mes próximo.   Este incremento se va a potenciar con la devolución mensual de lo retenido en la primera parte del año. Más salario neto por no pago de ganancias y por devolución de la retención de los primeros meses del año.

Sin embargo, advierte el informe, la clave de la mejora de los salarios reales está en la reactivación de la economía y en la disminución sostenida de la inflación.

Mientras la inflación no se estabilice en tasas bajas, se hace más difícil la recuperación de los salarios reales. Si bien todos los trabajadores han perdido poder adquisitivo en los últimos 3 años, los más perjudicados han sido los trabajadores informales, cuyo poder de negociación salarial es muy bajo.