En el período 2011-2015 batieron récord de subas la harina y los fideos, con incrementos por encima del 500%, pero en la gestión de Macri se destacó el alza del aceite, con 425,9%.     Desde 2019, la mayor marca es para la carne.

  Con menos de dos años de gestión, el gobierno de Alberto Fernández tiene índices de aumentos en alimentos cercanos a los records alcanzados tanto por Cristina como por Macri.

#AumentosEnAlimentos #Números #Datos #Comparativa #DeInterés #Economía #Semanariomj

 

 

Partiendo de la base de que la gestión de Alberto Fernández aún no cumplió sus dos años de mandato, la comparación de la suba de alimentos durante las últimas tres presidencias resulta en muchos puntos llamativa.

Como primera conclusión, hubo más artículos de primera necesidad que acumularon un mayor porcentaje de aumento durante la gestión de Cristina Fernández de Kirchner que en los dos mandatos siguientes. En general, encabeza así el ranking de incrementos de la canasta.

Entre los productos más destacados aparecen el arroz, que tuvo entre 2011 y 2015 un alza de casi 248%, pero igual quedó lejos del récord de ese período, que fue para la harina, con aumento del 599%, y los fideos, con 510%. Un poco más atrás, siempre durante el mandato de Cristina Fernández, se ubicó la yerba con el 301,8% de suba.

Los precios para el relevamiento fueron tomados del último informe elaborado por el Centro de Almaceneros de la provincia, cuyos resultados publicó ayer este diario y en el que se detalló la evolución que tuvieron los alimentos en la última década en comparación con el salario mínimo vital y móvil y las jubilaciones.

Casualmente, ese período incluye la presidencia de Cristina Fernández, la de Mauricio Macri y el primer tramo de Alberto Fernández. En el acumulado de los tres períodos, el alza de los 19 productos tomados por la entidad alcanzó el 2.413%.

Los que ganaron la carrera en la gestión de Macri fueron el aceite, con un incremento de casi 426%, seguido por la batata, con el 392%. Completó el podio el queso cremoso, que tuvo un aumento del 307% entre 2015 y 2019, y luego la leche, con el 272%.

El actual Gobierno, en tanto, no tiene ningún récord y en eso pesa claramente que recién transita la primera mitad de su gestión. Pero, teniendo en cuenta eso y la evolución del proceso inflacionario de comienzo de año, es posible que termine arrebatándoles algunos podios a Cristina Fernández y a Mauricio Macri.

Por ejemplo, desde 2019, el arroz aumentó 213% y quedó muy cerca del máximo alcanzado entre 2011 y 2015, cuando ese producto se incrementó casi 248%. Es altamente probable que ese sea uno de los productos que terminen con las mayores alzas en esta gestión. De igual manera, la pulpa de carne vacuna: el récord está en la gestión de Cristina con 225,2%, pero en estos últimos dos años subió 214%. En la era Macri mostró un aumento del 218%. Todo muy parejo, pero con serias chances de que esos números se vuelquen a favor de la actual gestión también. Siguiendo con las carnes, el pollo parece que correrá la misma suerte porque su precio trepó 200% en los últimos dos años y el pico lo tiene el gobierno de Mauricio Macri con el 266%.

Por último, hay alimentos que se destacan por haber mostrado poco movimiento durante las distintas presidencias, siempre en términos comparativos dentro de la canasta. Justamente el pollo fue lo que menos aumentó en la gestión de Cristina Fernández, con un 128,8%. Luego aparece la leche, con el 141%, y el aceite, con 150%.

En la gestión Macri, los que mostraron menos subas fueron los fideos, 47,8%, y luego la harina, con el 61,7%. Fueron el contraste más evidente entre Cristina Fernández y Mauricio Macri: mientras en la gestión de la primera esos dos productos lideraron los incrementos por encima del 500%, en el gobierno del expresidente subieron prácticamente una décima parte de ese porcentaje.

Por su parte, a partir de 2019, entre los 19 productos seleccionados por el Centro de Almaceneros para conformar la canasta, los que menos subas mostraron fueron la batata (que lideró los incrementos de la década con 3.483%) con 49,5% y la papa negra, con 70,9%.

En definitiva y más allá de las diferencias que pudieron existir en cada período en particular, los tres mandatos se caracterizaron por una inflación fuerte en alimentos que golpeó los bolsillos.

 

 

Fuente Puntal.com