Tras la publicación del DNU con restricciones y del 4,8% de inflación informado por el INDEC, los argentinos no paramos de recibir malas noticias. El sábado la nafta volvió a aumentar. 

  El valor de referencia es el más bajo disponible y que corresponde a las estaciones de servicio de YPF, que son las que hacen punta con los movimientos. Representa un alza del 35 por ciento desde fines de noviembre. Un empuje a la inflación.

  Cabe recordar que cuando Fernández llegó a la Rosada el precio del litro de nafta súper era $59,34

#Aumentos #Ajustes #GolpesAlBolsillo #BastaAlberto #Economía #Nacionales #Inflación #Semanariomj

El presidente Alberto Fernández dijo hace pocos días que los combustibles representan un segmento delicado para el conjunto de los precios porque en cada alza empujan a muchos bienes y servicios. Sin embargo, desde que el Gobierno avanzó en descongelar el valor en las pizarras, la nafta no paró de subir y de hecho alcanzó un promedio de casi dos movimientos mensuales. El último ocurrido este fin de semana en el que las pizarras tuvieron el alza del 6%, que se aplicó en todo el país. Pero no en todas las ciudades los valores son los mismos.

Mientras en Buenos Aires aún la Infinia de la petrolera con mayoría estatal tiene un precio de dos dígitos, en Marcos Juárez  ya hay dos renglones de las pizarras que alcanzaron los tres: el de la nafta de mayor octanaje y desde este sábado, también el Diésel Infinia.

La primera de ellas pasó a costar 108,2 pesos, mientras que en el caso del gasoil más caro alcanzó los 102 pesos. La súper, que es la más vendida y a medida que se superponen los incrementos, más notoria es la preferencia de los automovilistas, llegó a 94,4 pesos. Es decir que en los últimos cinco meses tuvo un alza del 35% en la ciudad. A fines de noviembre se comercializaba en 69,9 pesos.

En esta oportunidad, según explicaron oficialmente, el 2.1% del incremento corresponde al aumento de los impuestos (1,5%) y de los biocombustibles (0,6%).

Pero en realidad los combustibles apuraron el paso a partir de agosto, cuando empezó a recuperarse la actividad económica lentamente y el Gobierno dio luz verde a los incrementos que las petroleras venían reclamando. Ese fue el comienzo de una seguidilla de alzas que totalizaron casi el 70% de aumentos punta a punta.

Pero habrá más, porque según adelantó la empresa YPF iba a aplicar un 18% entre marzo y mayo, por lo que restaría aún un porcentaje adicional para el próximo mes.

La explicación de la suba escalonada fue hecha por el presidente de la petrolera YPF, Pablo González, y el CEO, Sergio Affronti, al presentar el plan de inversiones de la compañía el mes pasado. “Son los fondos que necesitamos para desarrollar el plan de inversiones y si las elecciones fueran en abril lo hubiéramos hecho igual. Queremos producir y todo lo recaudado irá a producción”, dijo en esa oportunidad González. “No vamos a modificar nada que afecte a la industria. No somos una financiera, tenemos que producir gas y petróleo”, insistió.

El quinto aumento en lo que va de 2021

El incremento aplicado por las petroleras desde este fin de semana es el quinto en lo que va del año, luego de los concretados el 5 de enero del 2,9% y el 16 de enero en un 3,5% promedio, como parte del reacomodamiento del componente impositivo de los combustibles, y del nuevo sendero de recuperación mensual de precios de los biocombustibles fijado por la Secretaría de Energía de la Nación y que se vence el próximo mes.

El tercer aumento se produjo el 1° de febrero cuando se aplicó el incremento de biocombustibles con alzas de 1% en naftas y del 1,9% en gasoil, y el cuarto movimiento de precios el 16 de marzo con un alza promedio del 7%, ya contemplando el aumento autorizado de los biocombustibles. De todos modos, el alza general excede al impacto de los bio.