Así lo resolvió el fiscal de Bell Ville, José María Uriarte.

  El sacerdote Ariel Mantelli fue imputado por violación de la cuarentena y  propagación de la enfermedad, apoyado en el artículo 205 del Código Penal. 

#Imputación #CuraDePosse #PedíaNoUsarBarbijo #JustinianoPosse #Regionales #Semanariomj

 

Luego del hecho polémico que sucedió hace dos semanas cuando  el cura de la localidad de Justiniano Posse le solicitó a los feligreses  quitarse los tapabocas por considerar que el virus no entraría a la casa de Dios, dejando como resultado múltiples contagiados, el fiscal federal José María Uriarte de Bell Ville resolvió la imputación de Ariel Mantelli, el sacerdote en cuestión.

Testigos aseguraron que el sacerdote decía que quienes usaban barbijo eran “miedosos” y que no había que tener miedo a la muerte, porque los que se mueren se van antes con Dios”.

Además, resolvió imputar a otras tres personas que también instaron a la propagación del virus en Posse, por asistir a una fiesta familiar aun cuando no estaban permitidas las reuniones de este tipo.

La imputación está enmarcada en el artículo 205 del Código Penal, por violación de la cuarentena y  por propagación de la enfermedad.

“No tuvieron en cuenta cuestiones elementales y generaron un foco que tuvo como consecuencia una cantidad de gente contagiada y aislada”, subrayó el fiscal.