Un delincuente ingresó al templo, sin ejercer violencia ya que el mismo se encontraba abierto, y se llevó una caja que tenía en su interior la limosna que aportan los fieles.

  El hecho tuvo lugar en la mañana del día domingo. Fue captado por las cámaras de seguridad.

  El Cura Párroco de la localidad, José María Delfino Carpené, difundió un polémico escrito en sus redes sociales en el que “conjura” al sujeto al “peor de los finales”.

#RoboEnLaIglesia #Leones #CuraPolemico #Policiales #Regionales #Semanariomj

LEONES – El día domingo, en horas de la mañana, personal policial entrega actuaciones de oficio a la Fiscalía de Marcos Juárez tras una comunicación con el Presbítero José María Delfino CARPENÉ (57), Cura Párroco de la localidad, quien manifestó que un sujeto había ingresado al templo sin ejercer violencia –ya que éste se encontraba abierto- y sustrajeron una caja que contenía la limosna de los fieles (se estiman unos $500).

El sujeto fue captado por las cámaras de seguridad.

   

El caso tomó otro tinte cuando el párroco Carpené difundió en sus redes sociales un polémico mensaje en el cual “conjura” al sujeto al “peor de los finales”. En el texto, el sacerdote manifiesta que “no importa el dinero, lo importante es que sepamos el nombre, el resto lo hace la sociedad”. Promoviendo, de alguna manera, el escrache como método.

A continuación compartimos el texto de Carpené:

“Este sujeto, tomado por las cámaras de la parroquia Ntra. Sra. del Rosario de Leones (Cba.), hoy domingo 28 de junio de 2020, a las 13,45 hs. entró encapuchado con un buzo color azulado, al templo, se fue directamente a la urna de las intenciones de Santa Misa, alzó la misma, la movió para cerciorarse que tenía algo, e inmediatamente la alzó, pasó frente al altar mayor, se vino al ala derecha del altar barreteando la misma, y para escapar de la cámara se introduce en el altar de la Virgen de la Guardia y San Paretto, abre la urna, saca algún billete que había, y sale, se ve como está vestido, con un pantalón con dos parches oscuros uno más arriba otro más abajo, zapatillas claras. No había seguramente mucho dinero, porque había sido extraído con anterioridad, con eso se mantiene nuestra parroquia. Si alguien sabe quién es, denúncielo, o hágalo saber a la parroquia, ya fue dado el parte a la policía local que vinieron enseguida, pero que no teníamos estas imágenes. Es un delincuente, está entre nosotros, ha mancillado el lugar Santo, lo puede hacer en cualquier casa, o negocio, no importa el dinero, es que sepamos su nombre y el resto lo hace la sociedad. Dios que lo ha visto, y estas manos sacerdotales que fueron ungidas para bendecir, también pueden lo contrario lo conjuran al peor de los finales.”

 

(José María Delfino Carpené)