Los hisopados fueron realizados en personas que estuvieron con el profesional en esa ciudad y en Monte Maíz. El doctor se contagió en Venado Tuerto, de un colega que a su vez puso en alerta a la localidad de Arias.

#Coronavirus #Pandemia #ResultadosNegativos #CorralDeBustos #Regionales #Semanariomj

Todos los análisis realizados a los contactos estrechos del médico de Corral de Bustos confirmado con coronavirus arrojaron resultados negativos. Son vecinos que fueron hisopados en esa ciudad y también en Monte Maíz, adonde el profesional estuvo trabajando para un servicio de emergencias.

Los municipios de ambas localidades dieron a conocer esta tarde las conclusiones de los estudios realizados en Córdoba. El contagio del profesional corralense se produjo por contacto con un colega en Venado Tuerto, que a su vez había generado preocupación en la zona de Arias, donde los testeos también descartaron todos los casos sospechosos evaluados hasta el momento.

El doctor Claudio Manero, de Corral de Bustos, contó al sitio Multimedios Corral como llegó a infectarse y señaló que en ningún momento llegó a presentar los síntomas de la enfermedad.

Manero explicó que la semana pasada estuvo trabajando en un servicio de emergencia en Venado Tuerto, donde tuvo que llevar a una paciente en ambulancia al Sanatorio San Martín. En esta institución mantuvo contacto con otro médico, oriundo de Pergamino, al que le diagnosticaron el viernes la infección.

En el caso del profesional de Corral de Bustos le advirtieron de esta situación durante el fin de semana por lo que le tomaron las muestras y este martes lo confirmaron como positivo. Desde que le notificaron la sospecha, Manero inició el aislamiento con todas las medidas preventivas indicadas.

A partir de su diagnóstico, empezaron a buscar a las personas con las que haya estado relacionado. La Municipalidad de Monte Maíz indicó que, por este contagio, realizaron seis hisopados entre vecinos de la localidad pero todos fueron negativos. No obstante, esas personas y sus familias deberán permanecer en cuarentena obligatoria mientras avanza la investigación epidemiológica.