Los ingresos totales de enero fueron de $ 23.171 millones, lo que implicó un crecimiento nominal del 41,9% respecto del mismo mes de 2019. Quedó a más de 6 puntos porcentuales del avance inflacionario.

#EnCaída  #Semanariomj

El cambio de año no tuvo modificaciones en la tendencia de la recaudación provincial, que sigue en pérdida frente al proceso inflacionario. Esto implica que la recaudación real volvió a caer en enero, como lo viene haciendo desde hace 19 meses.
La noticia se conoció en la previa de lo que serán las negociaciones paritarias, por ejemplo, previstas para este mes y el que viene.
Según los datos oficiales dados a conocer por el Ministerio de Finanzas de la Provincia, la recaudación total del mes pasado fue de $ 23.171 millones, lo que significa un crecimiento nominal del 41,9% respecto al mismo mes del año 2019. Pero, como corresponde para tener un dato certero del poder de compra de esos ingresos, si se descuenta la inflación la recaudación experimentó una caída interanual del orden del 6,6% en términos reales.
Si se toma como referencia al mismo mes del año 2017, es decir, una referencia previa a la fuerte y extensa crisis económica del país, la caída en términos reales llega al 12,5%. Esto quiere decir que, al considerar una observación no afectada por la persistente crisis nacional, la caída se multiplica por dos.
Es por eso que en los últimos 12 meses la caída real de la recaudación provincial acumula una pérdida de $ 22.264 millones, $ 900 millones menor que todo lo recaudado en enero, entendiéndose así la magnitud de la pérdida: “por cada 12 meses se pierde casi un mes de recaudación corriente debido a la crisis”, explicaron desde Finanzas.

Recursos de origen provincial

Por el lado de los recursos propios, el impuesto sobre los Ingresos Brutos continúa en el terreno de las variaciones negativas, con una caída real del 4,3%, mientras que el impuesto a los Sellos varió en línea con la inflación al ser sólo un 0,9% mayor que en enero del año pasado.
Estas apreciaciones cambian drásticamente cuando la comparación se realiza versus enero 2018, teniéndose entonces que Ingresos Brutos cae en un 21% y Sellos hace lo propio en un 28%; lo cual se explica debido a que estos dos tributos son altamente procíclicos y crecen fuerte cuando la actividad económica se expande, y por el contrario, en períodos de recesión como el actual sufren la tendencia inversa.
En el caso de los patrimoniales, el impuesto Inmobiliario registró una variación nominal del 66,8% interanual, mientras que el Automotor lo hizo a un ritmo del 77,2%. Esto se traduce en un incremento real del 9,8% y 16,6%, respectivamente.

Esta buena performance se explica porque en enero de 2019 no había vencimientos de impuestos patrimoniales, a diferencia de 2020 (en enero venció la cuota 12 de los impuestos patrimoniales del período fiscal 2019).
Por eso, en términos globales los ingresos propios de la provincia aumentaron nominalmente el 50,9%, quedando cerca de la inflación, pero el problema surgió de los fondos nacionales.

Recursos de origen nacional

En el caso de los recursos nacionales, que llegan vía coparticipación, se observa una pérdida real del 10,7% en enero al mostrar un aumento del 35,7% nominal. Tal como sucede con los recursos propios, en este caso también se hace presente el efecto de la crisis que viene atravesando la economía.