La crisis económica y financiera que atraviesa una gigantesca empresa vinculada a los agronegocios en la Bolsa, denominada BLD, provocó que la firma pampeana Lartirigoyen y Cía. se retire de un ambicioso proyecto de cría de cerdos en la localidad cordobesa de Noetinger, planteado como “una revolución” en el sector.

La noticia generó un revuelo entre los inversores y los productores que seguían de cerca la iniciativa.

Hasta la semana pasada, BLD era una de las principales corredoras de cereales y operadoras de Bolsa, que brindaba servicios integrales de logística, acopio y comercialización a productores agropecuarios y clientes en general.

Con veinte años en el mercado, la empresa de Fabio Bini se convirtió en uno de los principales referentes, llegando a contar con una cartera de más de 3500 productores y comercializar cinco millones de toneladas de granos. Tras la crisis cambiaria, BLD quedó al borde del default y en el sector temen que se produzca un efecto dominó.

En el mercado se estima que el descalce financiero podría rondar los 70 millones de dólares y en caso de producirse un default dejaría un tendal de productores e inversionistas en el sector más dinámico de la economía argentina.

Según publicó el sitio digital La Política Online, uno de los voceros de la firma se limitó a entregar un comunicado oficial donde se informa que “en resguardo del patrimonio y de los intereses de los clientes, -BLD- decidió no tomar nuevas operaciones comerciales momentáneamente y trabajar en nuevas alternativas para la continuidad de sus negocios”.

Además, aclaró que la Sociedad de Bolsa opera normalmente mientras “se evalúa cómo se continúa con las operaciones comerciales de cereales”.

Es que la corrida financiera y el cimbronazo cambiario luego de las PASO produjeron un profundo descalce en los contratos con precios a futuro. El escenario se terminó agravando con la caída en picada de bonos del Gobierno, el reperfilamiento de los títulos y el derrumbe del crédito, que generaron un estrés financiero que impactó en la delicada situación de BLD, explicaron desde la empresa.

La “revolución”de los cerdos

Sobre el filo de la semana, y con la noticia de que el FMI frenaba el desembolso de USD 5400 millones, uno de los principales inversores de BLD, Lartirigoyen y Cía., anunció que se retiraba del ambicioso proyecto de cría de cerdos en la localidad cordobesa de Noetinger.

BLD Pigs se comenzó a planificar en 2017 con una inversión de 45 millones de dólares en la construcción de un sistema integrado de producción de cerdos, una modernísima planta con estándares de primer mundo similares a las que se encuentran en Nueva Zelanda.

Sin embargo, el retiro de Lartirigoyen y su socio internacional, la suiza Glencore, dejó a BLD en una situación por demás delicada, por lo que tuvo que salir a buscar inversionistas y -según pudo saber LPO- entabló negociaciones con la china COFCO pero con final incierto.

Este año la empresa festejó sus dos décadas en Agroactiva y según explicó su director comercial, Martín Gómez, la compañía ‘”frece herramientas más complejas uniendo la Sociedad de Bolsa con la comercialización de granos para ofrecer una ingeniería que permite maximizar la rentabilidad del productor”.

Con la debacle en la macroeconomía esa ingeniería se vio comprometida y en caso de caer en default sus consecuencias podrían ser catastróficas para la región. En los grupos de WhatsApp de Santa Fe ya hablan de feedlots, productores con hasta dos cosechas adentro y hasta una importante farmacia de una localidad del corazón productivo como los primeros damnificados.

A fines de agosto fue Cereales del Sur, del agente de Bolsa Daniel Casanovas, quien se presentó en convocatoria de acreedores luego de que le rebotasen cheques por 50 millones de pesos perjudicando a productores principalmente de Salta.

Los productores temen que ocurra algo similar con BLD aunque desde la empresa aseguran que “el patrimonio de la compañía alcanza para cumplir todas la obligaciones y compromisos con clientes y proveedores”.

 

Fuente: El Diario de La Pampa