La vicepresidenta tuvo la oportunidad de hablar en el marco de la “causa Vialidad”. La fiscalía pidió 12 años de prisión e inhabilitación perpetua. El 6 de diciembre se conocerá el veredicto.

Cristina Kirchner está imputada por el supuesto direccionamiento de la obra pública vial en la provincia de Santa Cruz entre 2003 y 2015. 

  En la misma causa también están imputados, entre otros, Carlos Kirchner (primo del expresidente) y José López (el hombre de los bolsos).

#CausaVialidad #Corrupción #Juicio #LasPalabrasDeCristina #Política #Nacionales #Semanariomj #Semanario61Años

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner brindó este martes sus “últimas palabras” en el juicio de la causa Vialidad que se le sigue junto a otros imputados por el supuesto direccionamiento de la obra pública vial en la provincia de Santa Cruz entre 2003 y 2015. Afirmó que “Comodoro Py ha tenido una actividad disciplinadora de la clase política” y agregó que “este pelotón de fusilamiento tiene por objeto estigmatizar a un espacio político y a quien tiene el mayor grado de representación de ese espacio”.

Desde su despacho del Senado, CFK se conectó a la audiencia a través de la plataforma Zoom y empezó a exponer sus últimas apreciaciones ante los jueces Jorge Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Andrés Basso, del Tribunal Oral Federal N°2.

”Hoy el partido judicial cumple el rol de condicionar, obturar, posibilidades de expresión y estigmatizar y disciplinar a los dirigentes en la República Argentina”, sostuvo la Vicepresidenta, al remarcar ante el TOF 2 que “la sentencia estaba escrita” y considerar que “la estigmatización es para que nunca nadie vuelva a atreverse a hacer las cosas que hicimos como pagarle al Fondo, recuperar las AFJP y también YPF”.

En su exposición, cuestionó que se considere una asociación ilícita a un Gobierno elegido tres veces “democráticamente” mientras que “en Comodoro Py no se considera que mi muerte, mi asesinato, puede ser un acto de conmoción pública”, en referencia al intento de magnicidio ocurrido el 1 de septiembre pasado en Recoleta.

“Entonces se suma una causa por acá, otra por allá y nada de asociación ilícita”, dijo la expresidenta.

También criticó al fiscal Diego Luciani e intentó vincularlo con el caso del atentado. Señaló que la detenida por el intento de asesinato en su contra, Brenda Uliarte, seguía en redes sociales a Luciani, quien en su alegato durante 20 días contó “hechos inexistentes” mientras que se “ocultaron otros”.

″Se demostró que cada una de las cosas que dijo el fiscal eran mentiras; no eran ciertas”, afirmó la titular del Senado.

Vale recordar que la fiscalía pidió 12 años de cárcel e inhabilitación perpetua. El veredicto de la Justicia se conocerá el próximo 6 de diciembre, según se anunció hoy al culminar la audiencia por Zoom.

En la jornada también tenían la oportunidad de expresar sus palabras finales el exfuncionario de Vialidad Santa Cruz Héctor Garro, el exfuncionario de Planificación Federal Carlos Kirchner y el exsecretario de Obra Pública José López. Las últimas palabras son un derecho de los imputados en juicios orales y pueden optar por no hacer uso.

La de este martes fue la tercera vez que la Vicepresidenta habló en este juicio: la primera fue en su indagatoria en diciembre de 2019 y la segunda el mes pasado, cuando intervino en el alegato de su defensa, oportunidad en la que se valió de su condición de abogada.

“Este juicio forma parte también del lawfare, esto fue un plan ideado por el Gobierno saliente”, sostuvo en su indagatoria en diciembre de 2019 y aseguró que “así llegó este Gobierno saliente al gobierno, con el auxilio invalorable del aparato judicial”, dijo en relación a la presidencia de Mauricio Macri.

La Vicepresidenta ya sostuvo que el juicio “está montado sobre la hipótesis de que Néstor Kirchner fue presidente para armar una asociación ilícita con un empresario de la construcción que era su amigo de Río Gallegos, para venir a saquear las arcas del Estado”, y calificó a la acusación como “una vergüenza”.

En la segunda ocasión, el 23 de septiembre pasado, Cristina Fernández de Kirchner habló al Tribunal de manera virtual desde su despacho en la sede parlamentaria como parte del alegato final de su defensa y por su condición de abogada.

Fernández de Kirchner dijo en esa oportunidad que los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola cometieron “un claro caso de prevaricato”.

Su abogado defensor, Carlos Beraldi, que reclamó la absolución, sostuvo que “la acusación de los fiscales viola la Constitución” porque “un Gobierno elegido por el pueblo no puede ser considerado como una asociación ilícita”.

La expresidenta Cristina Kirchner arriesga 12 años de prisión y la inhabilitación perpetua para el ejercicio de cargos públicos, al acusarla de supuesta asociación ilícita y administración fraudulenta.

 

Fuente: Diario La Nación