Es en el marco del expediente judicial que instruye la fiscal de Villa María Juliana Companys, por estafas y asociación ilícita. Otras dos personas lo están por falso testimonio y encubrimiento en investigaciones conexas.

#GeneraciónZoe #AvanzaLaCausa  #NuevosDetenidos #Policiales #Semanariomj #Semanario60Años

 

Una nueva detención se produjo ayer en el marco de la causa judicial que se sigue contra Generación Zoe, en la ciudad de Villa María, por asociación ilícita y estafas. Es Florencia Álvarez, que se presentó ante la Justicia por propia voluntad. De esta forma, pasó a engrosar la nómina de detenidos, que ahora ascendió a quince.

Así lo confirmó anoche la fiscal que instruye el expediente, Juliana Companys, quien aclaró que no son los únicos privados de la libertad en torno al caso.

En este sentido, la magistrada explicó que, en paralelo y en investigaciones conexas, hay otras dos personas que se encuentran también bajo medidas coercitivas, acusadas de falso testimonio y del delito de encubrimiento, respectivamente.

La Fiscalía de Instrucción del segundo turno de Villa María, a cargo de Juliana Companys, informó que Florencia Álvarez se presentó espontáneamente ayer en la sede judicial, y quedó detenida de inmediato.

Sobre Álvarez pesaba un pedido de captura internacional emitido por Interpol, a instancias de una orden puntual de la Justicia de Córdoba.

Alvarez está imputada, como el resto de los miembros de la organización, por los delitos de estafa y asociación ilícita.

De esta forma, se suma a los cuatro imputados prófugos que se entregaron el viernes de la semana pasada en la ciudad de Villa Carlos Paz.

La causa

Por otro lado, hay que recordar que el jefe de la organización, Leonardo Cositorto, permanece al margen de la ley, fuera del país y que pesa sobre él una orden de captura internacional.

La investigación en torno a la presunta asociación ilícita y estafas tiene a más de media docena de personas imputadas, de las cuales permanecen prófugos Cositorto y Maximiliano Batista.

Vale recordar que el ardid utilizado por la organización era generar empresas y atraer ahorristas para que inviertan en un sistema que no era solvente.