Para el impuesto inmobiliario prevé aumentos escalonados, dependiendo el valor del inmueble: en el urbano el tope es del 58% y en el rural del 61%. Prevén una fuerte inversión en obras de infraestructura y un incremento del 53% en las partidas sociales.

#GobiernoDeCórdoba #MinisterioDeFinanzas #Presupuesto2022 #Proyecto #Provinciales #Economía #Semanariomj #Semanario60Años

 

La Provincia dio a conocer el proyecto de Presupuesto 2022 y ahora se espera que el ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano, explique este miércoles en la Legislatura el alcance de las iniciativas que contemplan el plan para el próximo año.

Para el ejercicio 2022, los ingresos totales de la Administración Pública No Financiera proyectados ascienden a $909.972 millones en tanto que los gastos totales se estiman en $900.564 millones. Por consiguiente, el resultado financiero consolidado presupuestado es superavitario en $9.408 millones, indicaron las autoridades provinciales.

En cuanto al impuesto inmobiliario, para el caso del urbano establece un tope de aumento del 58% y en el rural un incremento máximo del 61%.

En otro orden, prevé un fuerte incremento de las partidas para obras de infraestructura. En este ítem anuncian una suba del 204%, con prioridad en las obras viales. Mientras que en lo social, establecen erogaciones del 53%.

Impuestos

“En materia de política impositiva se mantiene y profundiza la estrategia tendiente a la simplificación tributaria”, destacaron desde la Provincia.

“El objetivo es sostener los ingresos del Estado en base a reducir la evasión y la mora, cuidando la equidad y la eliminación de distorsiones que afectan la inversión y la generación de empleos”, agregaron.

“Bajo esta lógica se proponen reformas sobre algunos aspectos puntuales del Impuesto sobre los Ingresos Brutos y a los Sellos que apuntan a reducir la carga tributaria y administrativa que soportan los contribuyentes, aprovechando la transformación digital”, indicaron.

Inmobiliario

En el impuesto inmobiliario, al igual que el año pasado, no se modifican las valuaciones de las propiedades. En el caso de los inmuebles urbanos, se sostiene la política de exceptuar del pago del tributo a las familias en estado de vulnerabilidad social. Esto lleva a que alrededor del 13% de los inmuebles no paguen el impuesto.

Para el resto de los contribuyentes se propone aplicar actualizaciones por debajo de los incrementos observados en los precios.

Para el caso de las propiedades rurales, se toma como referencia el Índice de Precios Mayoristas Agropecuarios, aunque aplicando una actualización más baja para las propiedades de menor envergadura. En todos los casos se mantienen los premios a los contribuyentes cumplidores, pago digital y pago único.

Los grupos de contribuyentes estarán distribuidos de la siguiente manera:

  • Grupo 0 o vulnerables, compuesto por los inmuebles exentos (161 mil inmuebles, representan el 13% del padrón total de inmuebles)
  • Grupo 1, inmuebles valuados en hasta $1.950.000 (valor de mercado aprox. hasta US$ 60 mil, representan el 40,5% del total)
  • Grupo 2, inmuebles valuados en más de $1.950.000 y hasta $6.250.000 (valor de mercado aprox. entre US$60 mil y US$ 200 mil, representan el 40% del total)
  • Grupo 3, inmuebles valuados en más de $6.250.000 (valor de mercado aprox. mayor a US$ 200 mil, representan el 6,5% del total).

Si bien el impuesto a pagar en 2022 aumenta un 41% en promedio, existen diferencias entre grupos según rango de valuación, a saber:

  • Grupo 1, aumento interanual máximo del 22%
  • Grupo 2, aumento interanual máximo del 31%
  • Grupo 3, aumento interanual máximo del 58%

Para el caso del inmobiliario rural, los grupos están distribuidos así:

  • Grupo 1, concentra el 58% de los inmuebles rurales de la Provincia, aunque solo representa el 8% de la base imponible total.
  • Grupo 2, comprende al 29% de los inmuebles y explica el 32% de la base imponible.
  • Grupo 3, incluye a solo el 13% de los campos, pero representa el 60% de la base imponible total.

En este punto, los aumentos se aplicarán de la siguiente manera:

  • Grupo 1, aumento interanual promedio del 41%
  • Grupo 2, aumento interanual máximo del 54%
  • Grupo 3, aumento interanual máximo del 61%

 

Partidas sociales

El gobierno provincial destacó que el Presupuesto 2022 le pondrá énfasis en la inversión social. Para el próximo año se contempla un aumento del orden del 53% respecto del cierre proyectado para el año en curso.

Entre los principales programas en términos de montos presupuestados se encuentran los vinculados a asistencia alimentaria, tales como el Paicor ($12.245 millones); Más Leche Más Proteínas ($1.627 millones) y Tarjeta Social ($1.312 millones). Estos programas agrupan el 32% del total del gasto público social incluido en el Proyecto de Ley de Presupuesto 2022.

Por otro lado, uno de los objetivos del 2022 es dar fuerte impulso a los programas vinculados a formación y empleo, tanto de manera directa, a través de programas tales como Primer Paso, Por Mí, PIL, entre otros, como de manera indirecta, a través de programas vinculados al acceso al servicio de transporte público (boletos gratuitos) como de programas referidos al cuidado de menores (Salas Cuna).

Es por ello que la inversión proyectada en estos ítems asciende a $11.030 millones en 2022, un 256% más que lo proyectado al cierre del 2021.

Por último, el resto de los programas refieren a iniciativas que favorecen a mujeres y niños, en pos de la igualdad de género. Entre ellos destacan los programas de Prevención, Asistencia y Protección contra la Violencia Familiar, de Género y Trata de Personas, aquellos relacionados exclusivamente con Políticas de Género, el programa Córdoba con Ellas y el Fondo para Prevención de la Violencia Familiar – CE Ley 9505, entre otros. Este tipo de inversión asciende a poco más de $1.000 millones.

 

Obras de infraestructura

Otra área destacada es la relacionada con el desarrollo de infraestructura pública. Para el año próximo se prevé incrementar en un 204% el total de las erogaciones destinadas a esta finalidad. En el Plan de Inversiones destacan las obras viales, que absorben más de la mitad de los recursos afectados a tal fin.

Para el ejercicio 2022, se proyecta invertir en obras unos $133.000 millones. Se destaca la inversión en obras viales, con una participación del 54% sobre el total. Siguen en orden de importancia las partidas previstas para cloacas y desagües pluviales, acueductos, agua potable y sistema de cuencas hídricas, que en conjunto dan cuenta del 22% de la inversión planificada.

Por otro lado, un 11% de lo presupuestado se destinaría a la construcción y/o equipamiento de hospitales (6% del total) y escuelas (5% del total).

En tanto que el 6% de los recursos destinados a obra pública serían asignados a la construcción de viviendas, el mejoramiento de las redes de infraestructura barriales y equipamiento comunitario. Finalmente, un 8% se destinaría a obras de mantenimiento y construcción de edificios varios y gasoductos.