También fueron responsabilizados la Provincia, como agente contratante del uniformado y el club Matienzo de Monte Buey como organizador.

  Por recomendación del INADI, se emplazó al Gobierno provincial para que capacite a la Policía local en derechos humanos.

El hecho tuvo lugar en el año 2014, cuando el futbolista marcosjuarense “Conino” Peralta jugaba en el equipo Villa Argentina y disputaban un partido de la divisional “A”ante Matienzo de Monte Buey en la vecina localidad.

  Según lo que denunció Peralta y lo que sostuvieron varios testigos, el entonces Sargento Amadeo Sunini le dijo “rajá de acá negro sidoso” cuando el jugador se acercaba a tomar agua de un bidón.

#INADI #Discriminación #CondenaronAPolicía #JusticiaCba #DeInterés #Judiciales #Semanariomj #Semanario60Años

El hecho tuvo lugar en el año 2014, cuando el futbolista marcosjuarense “Conino” Peralta jugaba en el equipo Villa Argentina y disputaban un partido de la divisional “A”ante Matienzo de Monte Buey en la vecina localidad.

Según lo que denunció Peralta y lo que sostuvieron varios testigos, el entonces Sargento Amadeo Sunini le dijo “rajá de acá negro sidoso” cuando se acercaba a tomar agua de un bidón.

Peralta respondió tirándole agua lo que ocasionó una gresca en el campo de juego que derivó en la expulsión del talentoso Nº 10, pero en el informe del árbitro quedó registrada la discriminatoria frase esgrimida por el policía.

Peralta realizó la correspondiente denuncia tanto en el INADI como en la Justicia.

El Instituto Nacional Contra la Discriminación, Xenofobia y el Racismo fue el primero en expedirse de manera favorable al futbolista y, en las últimas horas, se conoció que la justicia también hizo lo propio.

 

A continuación compartimos lo publicado por el Poder Judicial de la Provincia de Córdoba:

 

  El Juzgado en lo Civil, Comercial, Conciliación y Familia de 2° Nominación de  la ciudad de Marcos Juárez condenó a un sargento ayudante retirado de la Policía de la Provincia, al Gobierno de Córdoba, al Club Matienzo Mutual, Social y Deportivo a pagar 791.782 pesos, en concepto de daño moral, pérdida de chance y tratamiento psicológico, por los perjuicios ocasionados con motivo de los dichos discriminatorios vertidos por el policía en un partido de fútbol.

  Durante un encuentro de la Liga Bellvillense de Fútbol, el agente, que estaba dentro del campo de juego como policía adicional, le gritó “negro sidoso” a un futbolista que acababa de ser expulsado por el árbitro. Esto, frente a una gran cantidad de público y a los medios de prensa que, en ese momento, estaban cubriendo el evento deportivo.

  El juez Edgar Amigó Aliaga señaló que el obrar de un funcionario público “debe ejercerse con prudencia” y consideró que, en este caso, la conducta del agente policial “se condice más con la actitud de un ‘barrabrava’ que con la de un funcionario público tendiente a velar por el cuidado de la ciudadanía”.

  “Ningún deber es más primario y sustancial para el Estado que el de cuidar de la vida y de la seguridad de los gobernados; y si para llenar esas funciones se ha valido de agentes o elementos que resultan de una peligrosidad o ineptitud manifiesta, las consecuencias de la mala elección, sea o no excusable, deben recaer sobre la entidad pública que la ha realizado”, esgrimió el magistrado.

  La sentencia expresa que por haber cometido un acto discriminatorio “en su calidad de policía” la reparación del daño producido también es responsabilidad del Superior Gobierno de la Provincia de Córdoba y el Club Matienzo, en virtud de lo dispuesto por los artículos 43 y 1113 del Código Civil.

Discriminación en el fútbol

  El juez Amigó Aliaga puntualizó que el fenómeno de la discriminación en el fútbol está “tristemente arraigado en nuestra sociedad” y que se refleja una serie de comportamientos discriminatorios, xenófobos y racistas “que tienen que ser cortado en seco desde los distintos poderes del estado”.

  El magistrado agregó que “a lo largo de los años, amparados en el denominado ‘folklore del fútbol’, se han  legitimado acciones pasmosas que difícilmente se darían en otros ámbitos y/o disciplinas”. Sin embargo, dijo que “lentamente se va tomando conciencia de este flagelo” y se evita la naturalización de dichas prácticas discriminatorias en las canchas. “Ese facilismo justificativo, mal denominado “folklore”, no puede ser la excusa banal para avalar la violencia y la discriminación en el deporte”, enfatizó.

  Finalmente, el tribunal coincidió con una recomendación por el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) en el expediente y emplazó al Gobierno de Córdoba para que disponga la capacitación de la Policía de la Provincia (Departamental Marcos Juárez), en cuestiones de derechos humanos, particularmente, en lo relativo a la erradicación de actos discriminatorios. La resolución también dispone que la efectiva realización de dicha capacitación se acredite ante el tribunal, bajo apercibimiento de astreintes.