El juez federal acusa a un total de 52 personas, entre exfuncionarios y empresarios, por la cartelización de los contratos durante las gestiones kirchneristas. Es una de las investigaciones que se desprenden de los cuadernos.

El juez Federal Claudio Bonadio envió a juicio oral a Cristina Fernández de Kirchner en la causa que investiga la supuesta cartelización de la obra pública durante la anterior etapa del kirchnerismo.

Se trata de una de las causas desprendidas del caso que se inició por las anotaciones en los cuadernos del chofer Oscar Centeno.

El magistrado dio por cerrada la pesquisa y la remitió a sorteo de un tribunal oral con un total de 52 acusados.

Además de Cristina Kirchner, irán a juicio otras 51 personas, entre las que figuran el exministro de Planificación Federal Julio de Vido, el exsecretario de Obras Públicas José López y el financista Ernesto Clarens.

Empresarios involucrados

También afrontarán el debate numerosos empresarios acusados de pagar las coimas que habrían terminado financiando campañas políticas.

Entre éstos aparece el primo del expresidente Mauricio Macri, Ángelo Calcaterra, así como los empresarios Aldo Roggio, Gerardo Ferreyra, Cristóbal López, Juan Chediack, Héctor Sánchez Caballero, Carlos Román, José Cartellone y Carlos Wagner.

Además serán juzgados en esta parte del caso Cristóbal López, Fabián De Sousa y su hermano Osvaldo.

Los mencionados fueron procesados luego de que Wagner, extitular de la Cámara de la Construcción, fuera aceptado como imputado colaborador y aludiera a un sistema que habría funcionado durante la gestión kirchnerista para la adjudicación irregular de obra pública mediante el pago de “sobornos”.

Fundamentos

“Los privados y los representantes de la organización paraestatal realizaron un claro pacto, en el cual los primeros entregaban dinero a los segundos para que éstos, ejerciendo sus capacidades, hicieran algo específico y determinado con relación a los procedimientos administrativos o contratos en los cuales estaban involucrados”, sostuvo el fiscal del caso Carlos Stornelli al pedir el envío a juicio de la causa el mes pasado.

“Maquinaria de corrupción”

La causa principal por los cuadernos del remisero Oscar Centeno ya fue elevada a juicio oral, y quedó a cargo del Tribunal Oral Federal 7.

Según Bonadio, quedó acreditada la existencia de “una maquinaria de corrupción que, a nivel nacional, se instaló desde el comienzo mismo de la presidencia de Néstor Carlos Kirchner, permaneciendo enquistada en nuestra República Argentina, sin solución de continuidad, durante más de doce años”.

“Se organizó un esquema de recaudación ilegal de dinero, a través del cual se procedió a digitar la adjudicación de las licitaciones de las obras públicas civiles”, detalló el magistrado.