El cordobés fue confirmado al frente de ese espacio parlamentario que compartirán las bancadas de la UCR, el PRO y la Coalición Cívica.

El presidente del bloque de diputados nacionales de la Unión Cívica Radical, Mario Negri, fue confirmado hoy como titular del interbloque Juntos por el Cambio, la nueva denominación que tendrá el frente que llevaba el nombre de Cambiemos.

La decisión fue acordada en las últimas horas por los titulares de los tres bloques que integran la coalición parlamentaria que en pocos días pasará a ejercer la oposición: Cristian Ritondo (PRO), Maximiliano Ferraro (Coalición Cívica), además del propio Negri (UCR).

Si no se producen más fugas, la coalición opositora que comandará Negri contará con 116 integrantes.

Con el resultado electoral de octubre, el cordobés contabilizaba 119 bancas, pero en la última semana se conocieron las bajas de la tucumana Beatriz Ávila, del santacruceño Antonio Carambia y del bonaerense Juan Ansaloni.

Negri se esperanzaba con que Juntos por el Cambio iba a ser la primera minoría, pero en paralelo a la fuga a cuentagotas en las filas propias el Frente de Todos logró sumar bancas de aliados que no aparecían en los primeros cálculos, y que le otorgan una base de 120 diputados, que todavía se puede ampliar.

Altas fuentes parlamentarias del PRO destacaron que en total esa bancada contará con 54 miembros, con la novedad de la incorporación del sanjuanino Marcelo Orrego y del riojano Felipe Álvarez.

Por su parte, la UCR tendrá 47 legisladores, si se contempla en la cuenta a los tres que integran Evolución y que responden al senador electo Martín Lousteau.

La Coalición Cívica arrancará con 15 diputados, pero bajará a 14 cuando se concrete la renuncia a partir del 1 de marzo de Elisa Carrió, ya que esa banca quedará en manos de un representante del PRO, que así subiría a 55 miembros.

En cuanto al reparto de las autoridades de la Cámara, la vicepresidencia primera la ocuparía el macrista Álvaro González, una decisión que fue resistida por el sector del PRO referenciado en Emilio Monzó, que pretendía colocar allí al mendocino Omar de Marchi.

En tanto, en la vicepresidencia tercera, reservada para la UCR, estará Alfredo Cornejo, en una suerte de compensación ya que el sector díscolo del radicalismo aspiraba que lideran el propio mendocino y Lousteau querían adueñarse de la presidencia del bloque, que quedó en manos de Negri.