El encuentro se destacó por una serie de cruces entre Mauricio Macri y el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández.

 

Referentes del oficialismo y de la oposición salieron este lunes a atribuirse la victoria del primer debate presidencial que se realizó ayer en Santa Fe y que se destacó por una serie de cruces entre Mauricio Macri y el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández.

“Vimos a un Mauricio Macri sereno, convencido y moderado, a partir de lo hecho en estos cuatro años y de tener en claro las propuestas para un segundo mandato. Nos fuimos muy satisfechos quienes estuvimos anoche en el Paraninfo de la Universidad Nacional del Litoral”, evaluó el secretario general del PRO, Francisco Quintana.

En línea se pronunció el senador oficialista Esteban Bullrich, quien consideró que tras el debate quedó “claro, se transparentó, qué hay detrás de cada candidato” y auguró que “sin lugar a dudas” las elecciones generales se definirán en una segunda vuelta electoral entre Juntos por el Cambio y el Frente de Todos.

En tanto, el diputado nacional por el kirchnerismo Agustín Rossi opinó que Fernández “fue el incuestionable ganador del debate porque, justificó, “la sensación fue que el Presidente hablaba de una Argentina que no existía y Alberto se ocupó de remarcarle que mentía”.

El referente del PRO también aprovechó para criticar al candidato a presidente del Frente de Todos al advertir que representa a un “espacio reaccionario, confrontativo, que subestima no sólo al adversario sino también a los argentinos”.

Al respecto, Quintana agregó que la gente “no olvida lo que hicieron y lo que no hicieron en doce años de Gobierno” y en declaraciones radiales alertó: “No vuelven mejores ni distintos”.

En este punto, Quintana expresó sus expectativas de que haya un balotaje electoral que dé paso a un debate entre Macri y Fernández en el que “se puedan contraponer dos modelos” y se genere una dinámica “que permita mayor interacción y mayores contrapuntos” entre ambos.

También, entendió que el debate de anoche dejó en claro “las enormes diferencias” entre los dos principales candidatos, y consideró que éstas se hacen “más profundas y visibles en lo institucional, de lucha contra la corrupción y por la transparencia”, aspecto en el que a su juicio el Frente de Todos “es poco lo que tiene para mostrar y mucho lo que tienen para esconder”.