Rechazó la posibilidad de avanzar, si es que se impone en las elecciones, con una reforma constitucional.

 

 

El candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, aseguró este viernes que “es obvio que hay un problema” en el funcionamiento del Poder Judicial, aunque rechazó la posibilidad de avanzar, si es que se impone en las elecciones, con una reforma constitucional.

Fernández aseguró que ese diagnóstico es compartido con su compañera de fórmula Cristina Fernández: “Estamos de acuerdo, nos damos cuenta que tenemos un problema. Negar el problema también es una sonera, es obvio que hay un problema ahí”, subrayó.

Sin embargo, el aspirante presidencial de la oposición se diferenció de las manifestaciones de algunos referentes del kirchnerismo, como la titular de Justicia Legítima, Cristina Camaño, quien planteó la necesidad de avanzar con una reforma de la Constitución Nacional.

“No creo que haga falta eso. Que se plantee una reforma constitucional para transformar el poder judicial, en realidad lo que no se quiere es reformar el poder judicial”, indicó para luego explicar la dimensión del proceso que demanda cualquier cambio de la carta magna.

Seguido, en declaraciones a la radio AM 530, Fernández agregó: “Y no hace falta eso. La verdad que nosotros tenemos que ocuparnos que el sistema promueva jueces imparciales y dignos”.