Los plazos fijos, tanto los tradicionales como los ajustables por UVA, crecieron en el primer mes del año.  El stock de estos instrumentos creció 10% en enero muy por encima de la inflación proyectada para ese mes, que sería 3,5% según el Relevamiento de Expectativas de Mercado que realiza el Banco Central (BCRA). La variación nominal de estos depósitos fue récord.

#RécordDePlazosFijos  #Semanariomj

 

Presos del cepo, los ahorristas destinaron sus pesos a los plazos fijos. Aunque las tasas bajaron y los plazos fijos tradicionales no le ganan a la inflación proyectada, el stock de estos instrumentos creció 10% en el primer mes del año, muy por encima de la inflación proyectada para ese mes, que sería 3,5% según el Relevamiento de Expectativas de Mercado que realiza el Banco Central (BCRA). La variación nominal de estos depósitos fue récord.

El aumento mensual promedio alcanzó los $ 123.261 millones y el stock cerró el mes arriba de $ 1,3 billón. De ese saldo total, el 70% son colocaciones de montos menores a $ 20 millones, que aumentaron $ 81.600 millones en el mes. Los plazos fijos de más de $ 20 millones, en tanto, sumaron $ 66.300 en el mes. En HSBCconfirmaron esa tendencia:

“Han crecido tanto en el segmento empresas como individuos. Hoy hay pocas posibilidades de hacer otras cosas”. “El mercado de plazos fijos se viene recuperando desde fin de noviembre. Pasadas las elecciones y ya en diciembre, mostró claros signos de mejora. Enero crece a un ritmo del 10% u 11%, impulsado por las colocaciones de Fondos durante los primeros días de enero, las empresas y los individuos”, agregaron en otra entidad, en referencia a la relocalización de capital de los Fondos Comunes de Inversión, luego de que el BCRA dejara de tomarles pases pasivos.

“El sistema está creciendo. Nosotros notamos un crecimiento, aunque no fue exponencial. El segmento que más volumen hizo en plazos fijos fue el de altos ingresos”, contaron en otro banco.

El fuerte aumento en las colocaciones tradicionales a plazo fijo se dio pese a la baja de las tasa que les pagan a los depositantes. En enero, todos los rendimientos cayeron, en sintonía con el recorte que el BCRA hizo de la tasa de Leliq. En consecuencia, las tasas quedaron debajo del 41,7% de inflación esperada para el año.

Para los minoristas, la tasa recortó 4,1puntos porcentuales en el mes y cerró en 32,7% al 31 de enero.

El rendimiento de los plazos fijos de $ 1 millón o más, en tanto, bajó 5,4 puntos porcentuales para llegar al último día del mes en 34%. Finalmente, el premio para quienes depositaron más de $ 20 millones perdió 6,5 puntos porcentuales y también concluyó enero en 34%.

En Galicia reconocieron la mejora de los depósitos y destacaron la performance de los plazos fijos ajustables por UVA, que aseguran ganarle a la inflación. “Los clientes minoristas de rentas medias y altas son los que tuvieron el mayor incremento. Muchos que antes se volcaban a comprar moneda extranjera, ante la imposibilidad de comprar y con dólar estable, se volcaron a este producto.

Además, con los plazos fijos UVA pueden disminuir riesgo frente a un posible horizonte inflacionario”, dijeron. En esa línea, los plazos fijos UVA mostraron un crecimiento importante el mes pasado, con un aumento promedio de su stock de $ 9728 millones, es decir, un 45% en el mes. No obstante, el saldo total es muy inferior al de plazos fijos tradicionales, dado que en enero promedió $ 31.100 millones.

Los préstamos en pesos, a contramano

Pese a los intentos del BCRA de reactivar la demanda de crédito en peso, el financiamiento bancario no mostró indicios de arrancar el mes pasado. En enero, el stock de préstamos al sector privado apenas avanzó 0,8%, muy por debajo de la inflación proyectada para el primer mes del año, estimada en 3,5%

Salvo el financiamiento con tarjetas de crédito, todas las lineas de préstamos en pesos mostraron una importante caída. Especialmente, los vinculados con fondeo de las pequeñas y medianas empresa: los préstamos comerciales experimentaron una baja con relación al saldo que se observó el mes pasado: la misma fue del 3,3%, ubicándola con un stock de cartera de $ 493.246.

“En el último trimestre observamos un crecimiento del 1% de la cartera comercial. La oferta y la demanda de préstamos se mantienen a la expectativa de mayores señales de las nuevas autoridades, la baja de tasas ha sido bien recibida por los usuarios de servicios financieros, pero esperan que la misma se mantenga y se consolide para encarar nuevos proyectos a financiar”, comentó Guillermo Barbero, de First.

Respecto al financiamiento de hogares, el stock de préstamos personales cayó $ 690 millones en promedio respecto a diciembre, lo que representa una leve baja de 0,17% intermensual. La expectativa del sistema en que este mes este tipo de colocación repunte, a partir de una baja de tasas impulsada por la gran mayoría de los bancos.