Desde la Unión Frutihortícola aseguran que los problemas en Chile afectan el precio de las frutas. Los cítricos son la opción más económica.

En los últimos días se registraron aumentos en precios de algunos productos, entre ellos el combustible. Por tal motivo, las frutas y verduras que dependen del transporte, también reflejaron el movimiento con un nuevo golpe para el bolsillo.

Omar Carrasco, titular de la Unión Frutihortícola Argentina, indicó que además de la situación económica del país hay otros factores internacionales que están impactando en los precios. Tal es el caso del conflicto social y político que enfrenta el vecino país de Chile. Por tal motivo, no ingresan ciertos productos generando una baja en la oferta.

“Se está vendiendo a $110 el kilo de banana ecuatoriana, la variedad norteña o paraguaya es mucho más barata, pero también ha subido bastante. Esto obedece a que viene por Chile y al tener el problema social, no pueden pasar normalmente. Falta la banana y suben los precios. Con Bolivia está pasando exactamente lo mismo”, planteó.

Por tal motivo, Carrasco llamó a hacer un boicot como consumidores a los productos que han registrado una suba considerable. “Sería importante por unos días no compráramos banana, para que los precios se normalicen”, aclaró. En este sentido remarcó que todos los cítricos disponibles en esta época son más económicos y representan una opción para comer frutas. “El cítrico es muy bueno en este tiempo y está muy barato”, afirmó.

Asimismo, indicó que si bien el tomate también ha registrado una suba obedece a cuestiones estacionales, tal como sucedió con la cebolla. “El kilo de tomate está entre $65 y $75; mientras que la cebolla bajó de $1000 a $300 la bolsa”, expuso el ajuste entre la oferta y la demanda que se produce cuando el consumidor evita los productos con incrementos.

“Se puede alternar otro tipo de ensaladas. Con lo que vale un kilo de tomate, se puede comprar una bolsa de zanahoria común, que trae aproximadamente 10 kilos. Estas últimas semanas notamos muchísimo la compra de familias, por prevención, más que ahorro”, observó.